Me gustan mis errores. No quiero renunciar a la deliciosa libertad de equivocarme.